Club corredores

Ejercicio físico seguro, eficaz y eficiente que reduce el riesgo de lesión

¿Qué encontrarás en nuestro club de corredores?

1- Consejos, asesoramiento y profesionalidad. En club de corredores tenemos expertos y entrenadores que guían los pasos de sus integrantes. De esta forma, conseguimos el asesoramiento de un experto y tenemos la certeza de que lo que estamos haciendo es seguir el camino correcto de cara a nuestro objetivo de carrera (ya sea iniciarte en el running, correr un 10K, una media maratón, un maratón o, simplemente, mejorar nuestras marcas como corredores y corredoras). Nos sentiremos acogidos con gran profesionalidad por los preparadores que el club en cuestión tenga en sus filas y que, además, nos ayudarán a evitar lesiones y prevenirlas con su asesoramiento y guía.

2- Planes de entrenamiento a nuestra disposición (e individualizados). Este aspecto va íntimamente ligado al anterior. Incluye que podamos disponer de planes de entrenamiento para nuestros objetivos concretos, guiados por un especialista que nos ayudará a seguirlos, además de motivarnos teniendo en cuenta nuestro nivel particular como runners. Si seguimos un planning a nuestra medida es mucho más difícil que suframos una lesión y, por añadidura, podremos mejorar nuestra técnica de carrera. Muchos atletas han caído en el error de seguir -al pie de la letra- un programa concreto que han encontrado en Internet o en algún libro que no tiene en cuenta sus especificidades y, a la larga, han caído lesionados.

3- Correr en grupo, una gran motivación. Ésta es quizás una de las razones de más peso a la hora de apuntarse al grupo de corredores. Y es que el mero hecho de poder salir a trotar con más gente y compartir experiencias ya supone, por sí mismo, un aliciente. Este aspecto no está reñido con una planificación individual ya que, a pesar de que los distintos integrantes del conjunto de corredores tengan retos divergentes, siempre habrá una parte común del entrenamiento o preparación que podrán llevar a cabo de forma conjunta. Correr en grupo es una motivación, nos empuja a mejorar y a no abandonar, además de maximizar nuestra diversión y poder compartir nuestras inquietudes..

Pertenecer a un club de corredores añade un punto de motivación y nos empuja a seguir progresando y salir a correr, incluso cuando da más pereza.

4- La socialización. Este aspecto es fundamental a la hora de sentirse un runner. Ésta es una práctica deportiva que pone mucho énfasis en la comunidad, en sentirse parte de un grupo que comparte una forma de pensar y unas zozobras semejantes. Lo podemos ver en cualquier carrera popular de las centenares que se celebran cada fin de semana en nuestro país. A pesar de que no conozcamos a nadie, compartimos con todos los runners que tenemos a nuestro alrededor una misma forma de pensar y un mismo objetivo: terminar la carrera. Unos para mejorar su tiempo. Otros para disfrutar corriendo. Algunos -los que menos- para ganarla. Sea cual sea la motivación -que pueden llegar a ser infinitas-, nos sentiremos como parte de esta comunidad. El sentimiento de pertenecer a un grupo, a una colectividad, nos da certezas y seguridades.

5- Responsabilidad personal. Correr requiere de una disciplina con uno mismo y de una cierta responsabilidad y obligación. Desarrollar y mantener las habilidades como corredores requiere de una constancia que nos haga salir a entrenar un mínimo de 3 veces a la semana. Esta responsabilidad personal siempre será más simple y confortable de llevar a cabo si la compartimos. Formando parte de un club de corredores es más difícil que nos bajemos del carro. Ya sea para coincidir con nuestros amigos, conocidos o compañeros de fatigas, generaremos una obligación personal, pero también para con los demás. Nos sentiremos más responsables de la consecución de nuestros objetivos, pero también de los de los demás, ya que cada uno de los integrantes de un grupo de corredores también puede ser una fuente de motivación para sus iguales.

De buen seguro que a muchos de vosotros y vosotras os ha ocurrido alguna vez. Suena el despertador. Son las 5:30 de la mañana y lo primero que deseáis es parar ese ruido molesto y seguir durmiendo. Paráis la alarma y unos segundos después reflexionáis acerca de las consecuencias de prolongar vuestra estancia en el catre. No puedo hacerle esto a Pablo. María me estará esperando en la esquina en 15 minutos. E instantes después os levantáis y, como autómatas, os ponéis la ropa para salir a correr. Quedar con alguien, además de compartir nuestra afición, nos genera una obligación personal a través de los demás.

6- Entrenamientos de fuerza, resistencia, flexibilidad y velocidad. Salir a correr es muy sencillo. Nos calzamos unas zapatillas y ya estamos listos. Pero si queremos evolucionar como corredores, sea cual sea nuestro motivo, debemos tener en cuenta que hay una serie de factores añadidos que nos permitirán correr más rápido, más lejos y con una economía de carrera que retrasará nuestro cansancio. Para correr hay que trabajar la fuerza, la flexibilidad, la velocidad y la resistencia, son las cuatro habilidades fundamentales que debe incluir cualquier plan de entrenamiento que se precie. Y ello se consigue corriendo, pero a través también del trabajo en gimnasio o a través de circuitos concretos que deben estar incluidos en el programa personalizado que tendremos al formar parte de un grupo de runners, tal y como hemos comentado al principio de este artículo.

El presente Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web así como para analizar el tráfico web de la misma. Además, compartimos información sobre el uso que el usuario haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales y publicidad. Para continuar navegando es necesario aceptar expresamente la Política de Cookies que puedes consultar haciendo Clic aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies