La tecnología avanza constantemente en diversos ámbitos, y el mundo del videojuego es uno de los grandes beneficiados con ello. Se ha estado pensando en estos últimos años en aplicar las gafas de realidad virtual, que proyecta una imagen vivida, para tratar a los pacientes en el lugar en el que pasan más tiempo: su casa. Así, se planteada la posibilidad de realizar la rehabilitación con dichas gafas y la recreación del domicilio del paciente, para que sean capaces de moverse por este sin dificultades.

Otro ejemplo es el caso de Óscar, un joven madrileño diagnosticado de esclerosis múltiple en 2010. Esta es una enfermedad neurodegenerativa que debilita los músculos y hace difícil la realización de los movimientos. comenzó con un programa de rehabilitación, no sin dificultades, hasta que una amiga le presentó a la profesora de fisioterapia Rosa María Ortiz, de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid. La doctora Ortiz le invitó a participar en una experiencia con el controlador sin mandos Kinect, que funciona con la consola Xbox 360 de Microsoft y capta los movimientos de los usuarios, una forma diferente de tratamiento.

Acciones tan cotidianas como sentarse en una silla o levantarse de ella, cambiar de dirección, o, simplemente, mantenerse en pie requiere de un gran esfuerzo para las personas aquejadas de esta enfermedad. sin embargo,  “gracias a la libertad de movimientos que ofrece, la consola Kinect se convierte en una excelente herramienta para trabajar las alteraciones del equilibrio”, explica Rosa María Ortiz. “El avatar virtual te permite ver y conocer las partes del cuerpo, saber cómo está orientado en el espacio, sentir dónde apoyas o dónde cargas. lo que empezó como una experiencia de 20 minutos, acabó siendo una consulta de 45 minutos donde la terapia consistía en “jugar” con el cuerpo”.

Este articulo se ha encontrado en la revista “Muy Interesante” y está escrito por Javier Flores