Cólicos del lactante

El cólico del lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida que se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. También se le conoce como cólico de los tres meses, cólico vespertino o del anochecer, alboroto paroxístico del lactante o cólico de gases.

La definición más extendida de los cólicos del lactante los describe como episodios de llanto intenso y vigoroso al menos 3 horas al día, 3 días a la semana durante al menos tres semanas en un bebé sano y bien alimentado.

Generalmente se desconoce qué provoca los cólicos. Solo en un 5% de los casos existe una causa orgánica demostrable. Los estudios realizados hasta la fecha no han encontrado ninguna evidencia que apoye la hipótesis de que los cólicos sean causados por la ansiedad de los padres o un temperamento difícil del niño,,pero los padres de bebés con cólicos suelen acabar desarrollando ansiedad y estrés como consecuencia.

 

Cuadro clínico

Las crisis de llanto son descritas como ataques abruptos, de gran intensidad, que aparecen al final del día. Los bebés adoptan una posición característica, flexionando los muslos sobre el abdomen, apretando los puños, con la cara enrojecida y el abdomen tenso. Estos episodios pueden durar minutos u horas. En los períodos entre las crisis están completamente asintomáticos y sonrientes, y durante su seguimiento los afectados comen y suben de peso normalmente.

Diagnóstico

Se diagnostica el cólico del lactante únicamente cuando se descartan otras posibles causas de llanto del bebé.  El primer paso en un lactante con un llanto excesivo en el que se ha comprobado que se no debe a las causas normales por las que llora un bebé (hambre, calor o frío, pañal sucio) es realizar una historia clínica detallada y explorarlo en busca de otros motivos de llanto (traumatismos, hernias, infecciones, etc.) para descartar una causa orgánica, que se produce aproximadamente en un 5% de los casos.

Si el bebé gana poco peso o la temperatura rectal es superior a 38° C, podría haber un trastorno gastrointestinal, un trastorno del sistema nervioso o una infección, por lo que podría ser necesario realizar pruebas diagnósticas complementarias. Si el bebé está aumentando correctamente de peso y el examen físico es normal, generalmente no es necesaria ninguna prueba diagnóstica.

 

¿Qué  puede hacer en la consulta el fisioterapeuta como tratamiento del cólico del lactante?

– Existen técnicas que mejoran la capacidad de movimiento y el tránsito y por lo tanto el peristaltismo intestinal y como consecuencia disminuyen el dolor del bebé.

– La fisioterapia está entre los tratamientos más eficaces de este síndrome.

– Combinando terapia manual y educación postural en la mayoría de los casos se obtienen resultados visibles desde la primera sesión.

– El tratamiento suele ser completo con sólo  2 ó 3 sesiones con el fisio y  las herramientas que se les da a los padres para que ayuden a su hijo en casa.


Al desaparecer la tensión, el transito intestinal mejora y desaparecen las tensiones y las molestias que ocasionan.Así pueden descansar y vivir más tranquilos, tanto los papás, como los pequeños.

Y si lo prefieres, nos acercamos a tratar a tu pequeño en tu propio domicilio ¡Consúltanos!

 

http://www.fisioterapiamirasierra.com/finalizado-el-curso-de-colicos-del-lactante/

El presente Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web así como para analizar el tráfico web de la misma. Además, compartimos información sobre el uso que el usuario haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales y publicidad. Para continuar navegando es necesario aceptar expresamente la Política de Cookies que puedes consultar haciendo Clic aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies